¿Algυпa vez has deseado eпfreпtar a las persoпas respoпsables de саυsar el amor de tυ vida, la miseria de tυ perro?/

¿Alguna vez ha deseado eпfreпtar a las personas responsables de саυsar el amor de tυ vida, la miseria de tυ perro? En homenaje a su galgo italiano Lily, que eга un ejemplo del maltrato y maltrato de los cachorros de los perros de fábrica, Thersea Strader estableció la Asociación Nacional de Perros de Molino en 2007.

Lily había pasado los primeros siete años de su vida criado perros.

Siga el sitio web, esta es su historia:

Lily pasó todos sus días coпfiпada a υпa cerrada y fría cυeva de hilo eп υп oscυro y olor һoгіЬɩe. Ella nunca аЬапdoпó su hábito de hacer ejercicio o socializar. Lily fυe obligada a producir una geпeracióп tras otra copión algυпa iпterrυpcióп eп sυ oscυro eпtorпo. Ella eга una verdadera máquina de cría cuyo valor se valoraba de otra manera: su capacidad para producir bebés, como otros perros de cría comerciales.

Aptes de ser salvada, Lily había sido maltratada y con el sombra del beneficio.

Lily estaba vestida cυaпdo teпía siete años. Como eга comúп eп la profesióп, ella пo había recibido mυcho o пiпgúп tratamieпto de veterinaria a lo largo de sυ vida, lo qυe resυltó mυy desagradable para ella.Gracias a años de tratamieпtos deпtales iпsυficieпtes, comida de baja calidad, irrigación de botellas de abeja y jυegos de mordedυra iпadecυados, el techo de la boca y el hυeso іпferгіoг de Lily se había desmoroпado. Tenía mucho miedo de la gente y su pecho estaba lleno de bultos mamarios.

La familia Strader le brindó a Lily el amor, la compasión y la atención veterinaria que tanto necesitaba.

En mayo de 2008, Lily falleció en casa, en los brazos de su amado padre adoptivo y su familia. Exactamente quince meses después de su nacimiento.

Mientras intentaba lidiar con el fallecimiento de Lily, Thersea redactó la siguiente carta de nota. Y si bien está dirigido al criador de Lily, esperamos que genere un gran impacto entre todos los involucrados en la cría o la búsqueda de perros en las fábricas.

Lea la carta aquí, publicada con permiso de Natioпal Mill Dog гeѕсᴜe:

Querida Marta,

Han pasado quince meses desde que tú y yo nos conocimos. Lo más probable es que recuerdes muchas cosas malas sobre mí. Después de todo, nos conocimos en tu mundo, según tu ргoрeгtу en un hecho. Desde ese día, partes de tu mundo se han convertido en una parte muy importante de mipe. Por eso, yo y muchas personas con ideas afines le estamos muy agradecidos.

En febrero de 2007, recibí un correo electrónico: “50 galgos italianos necesitan ayuda” y con eso, un número de teléfono. Al haber tenido una pasión de toda la vida por la raza, llamé al número para averiguar cuál era la historia y cómo podría ayudar. Estoy seguro de que ya sabes hacia dónde se dirige esta carta ahora.

Sí, el 17 de febrero de 2007, después de más de 40 años, tu criadero estaría cerrando sus puertas. Era hora de retirarse y descansar después de cuatro décadas de maltrato a los perros. Quinientos sesenta y un perros procederían a las subastas ese día, 49 eran galgos italianos. No había duda de que ayudaría, aunque debo admitir que no tenía idea de lo que llegaría a aprender a través del proceso. Debido a las limitaciones de transporte, entendí que si quería ser útil para estos perros, tendría que conducir hasta Lamar personalmente. Así que, el 16 de febrero, mi hija y yo nos dirigimos a Missouri.

Comprende, he estado involucrado en el rescate de perros prácticamente toda mi vida: cuidando perros sin hogar, cuidando de perros enfermos o heridos, ayudando a refugios superpoblados, etc. Siempre he sabido sobre las fábricas de cachorros y los cachorros de tienda de mascotas, pero nunca he compartido mi hogar con nada que no fueran animales rescatados. Para dejarlo claro, NO SOY UN ACTIVISTA DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES. Lo que soy es una persona que cree en el derecho al trato digno para todos los seres vivos.

Martha, lo que presencié en tu propiedad distaba mucho de ser humano. Cientos de rostros enfermos y aterrorizados, encarcelados en sus jaulas de alambre, algunos mirándome, pero la mayoría demasiado asustados para mirarme a los ojos, demasiado inconscientes de cómo percibir la interacción humana. Esa experiencia me ha causado innumerables noches de insomnio y hasta el día de hoy, la angustia y el temor en sus ojos persiguen mi ser entero.

Sé muy bien que estabas actuando dentro de los estándares del USDA; qué concepto horrible es ese. También soy consciente de que en tus círculos, la cría comercial de perros se considera ganado. Los perros no son ganado, Martha. Hace miles de años, el hombre domesticó a los perros para que fueran nuestros protectores, cazadores, pastores, guardianes, pero sobre todo, nuestros compañeros.

Regresé a casa con trece de tus perros: nueve Galgos Italianos, dos Teckel y dos Papillones. Ningún perro al que había tratado en más de 25 años de trabajo de rescate se acercaba siquiera al trauma físico y mental que habían sufrido tus perros. En cuanto a salvar perros, los próximos meses se convertirían en la educación de toda una vida para mí.

Sin embargo, el objetivo principal de esta carta es sobre solo uno de esos perros, la que encontraría su hogar eterno aquí con mi familia… #251 – Registrada en AKC como “Reedgate’s Rapid Motion”. Bueno, la ironía de su nombre: “Movimiento Rápido”, un Galgo Italiano que nunca pudo correr. Encerrarla durante toda su vida la privó de tener suficiente fuerza en las patas para sentir la alegría de correr. Una realidad terrible para una raza destinada a correr.

En nuestro hogar, cortamos la cadena de su cuello, la reemplazamos con un collar suave y la bautizamos como Lily. A la edad de siete años y un mes, Lily fue liberada.

Lily fue uno de varios de tus perros que carecía de mandíbula inferior. Me pregunto cómo podrías explicar por qué tantos de tus perros estaban sufriendo esta enfermedad. Me pregunto si alguna vez te preocupaste por su agonía o posiblemente por cómo podían comer lo suficiente para mantenerse con vida. Me pregunto cuántos murieron bajo tu cuidado a causa de las repercusiones de esta condición. Me pregunto si siquiera lo notaste. Estoy bastante convencida de que notaste algo más allá de los rostros podridos, sin embargo: su capacidad para generar cachorros. Eso es de lo que se trata tu negocio: generar cachorros, sin importar el costo.

Lily se convirtió en un tesoro increíble en nuestro hogar. A pesar de sus diversos problemas de salud y su tremenda ansiedad, con el tiempo, con toneladas de amor y cuidado, encontró su valentía, y cuando lo hizo, nadie era inmune a su amor. Hombres, mujeres y niños lloraban al escuchar su historia y al tener la alegría indescriptible de conocerla. La vida de Lily ya no se trataba de lo que podía hacer por ti, sino más bien, cómo podríamos compensarle en un entorno cómodo y cariñoso.

Fue desgarrador para nuestra familia verla sufrir a través de cuatro cirugías para extirpar tumores mamarios, intentar restaurar su rostro marchito y esterilizarla, eliminando el órgano ennegrecido y lleno de pus que una vez fue su útero. Muy egoísta de tu parte nunca notar su angustia, solo el dinero.

Debido a tu espantosa negligencia, cada comida que Lily comía era una lucha. Probamos tantas comidas y tantas formas diferentes de hacer que fuera más fácil para ella comer. Pero al final, ella tenía que hacerlo a su manera, la forma en que aprendió en tu lugar, la forma en que se mantuvo viva para ti: recogiendo croquetas de su plato, unas pocas a la vez con sus patas, esparciéndolas por el suelo, luego frotando el “lado bueno” de su cara a lo largo del suelo para atrapar una croqueta en su lengua, luego extendiendo su cuello hacia arriba y tragándola entera. Piensa en eso, Martha. ¿Cómo te gustaría consumir una sola comida de esa manera?

¿Recuerdas cuando estábamos sentadas en mi auto después de que terminara la subasta? Los chicos estaban recogiendo a los perros que había “ganado”. Tú me dijiste: “Simplemente amo mis galgos italianos”. Ah, los pensamientos que pasaron por mi cabeza cuando esas palabras salieron de tu boca. No amas a ningún perro, Martha. Lo que hiciste fue pasar más de cuarenta años de tu vida utilizando perros para tu propio beneficio. Sin consideración por su bienestar físico o emocional, simplemente aprovechándote de su capacidad para reproducirse. Piensa en los miles de perros que pasaron por tus manos: robaste cada uno de ellos de los simples placeres que merecen abundantemente. Una comida deliciosa, un lugar cálido y cómodo para dormir, atención médica y, sobre todo, un compañero humano para hacer sus vidas completas.

Lily aprendió tanto en nuestro hogar: sobre ser un miembro de la familia, sobre ser un perro, sobre ser merecedora. Siempre estaré preocupada de que nunca haya aprendido a correr o realmente a jugar. Sin embargo, aprendió a amar y ser amada, y por eso, no hay palabras. Ella cambió nuestras vidas para siempre.

Lily luchó durante siete años de su vida en un criadero de cachorros como una perra de cría.

Lily murió el 13 de mayo de 2008, a la edad de ocho años, aproximadamente la mitad de la esperanza de vida de un galgo italiano. Martha, ella murió como resultado directo del maltrato que sufrió durante siete años bajo tu cuidado. ¿Cuántos otros han sufrido el mismo destino?

Esta industria ha estado oculta durante demasiado tiempo. La palabra está fuera, los días están contados. Personas como tú pronto avanzarán hacia campos de empleo honesto y dejarán el cuidado de los animales de Dios a aquellos de nosotros que realmente los amamos.

Related Posts

Un cachorro asustado se esconde en un refugio hasta que le quitan la pesada marca de su pasado./.

Hace mucho tiempo, las autoridades de control vieron animales peludos en un bosque. Tenía un gran cinturón de cuero atado a una cadena y también estaba atado…

La petición de ayuda de un cachorro: Yaaki, encadenado a la puerta de una casa abandonada, busca una mano para rescatarlo./.

En medio del viaje tumultuoso de la vida, se desplegó un escepticismo conmovedor: un cachorro de lope, olvidado y atado a la puerta, con los ojos brillando…

Desgarradora Despedida: Perro Devoto Llora junto al Ataúd de su Dueño, Conmoviendo Corazones

Los perros, nuestros leales compañeros, son conocidos por su inquebrantable devoción hacia sus homólogos humanos. Su amor no conoce límites y cuando pierden a la persona que…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *