Embarcarse en una épica aventura de parapente junto a un poderoso y dedicado perro de rescate, ganando admiración y elogios en toda la comunidad en línea./.

 

El sol de primera hora de la mañana arroja un cálido resplandor cuando suena la alarma a las 6 de la mañana. Lauriane, mi novia, se despierta de su sueño. Se está preparando para una agotadora turno de enfermería de 12 horas en la UCI. Mientras todavía estoy atontado, la observo indicarle a Ouka, nuestro fiel perro гeѕсᴜe, que permanezca en la camioneta un poco más; todavía no es tiempo para sus escapadas al aire libre.

A las 8:00 a. m., el sol ha salido por completo y es hora de deshacerme de la somnolencia. Ouka siente mi despertar y me empuja con entusiasmo, indicando su deseo de salir afuera. Abro la puerta y él se acomoda en un lugar con sombra. Gracias a nuestra ubicación en la región alpina, el clima no es demasiado abrasador ni siquiera en verano.

Nuestro desayuno compartido se desarrolla, o al menos ese es el plan. En realidad, Ouka devora su comida y luego me mira con esos ojos de cachorro, suplicando en silencio un bocado propio. Mientras disfruto de mi comida, le echo un vistazo al pronóstico del tiempo: me espera un espléndido día soleado, con vientos suaves y una suave brisa del sur programada para más tarde: condiciones ideales para una caminata y un poco de vuelo.

A las 9:00 a. m., mi mochila está preparada con todo lo esencial: un parapente liviano, mi arnés, casco, el arnés de Ouka, hidratación para los dos, algunas barritas energéticas, mi cámara de 360 ​​grados y estamos listos para volar. . Con un peso mínimo sobre mi espalda, el despegue es posible desde prácticamente cualquier punto de vista.

La vista de mis zapatos provoca la excitación de Ouka, una señal segura de que nos estamos embarcando en otra aventura. Equipados con su arnés de canicross, partimos a un ritmo pausado, dando tiempo para que nuestros músculos se calentaran y, bueno, para que Ouka se ocupara de sus asuntos.

A las 10:30 a.m. llegamos a nuestro punto de lanzamiento y hacemos una pausa para hidratarnos y recargarnos. Las condiciones del viento son favorables y empiezo a montar el parapente. Ouka, en su elemento, se entrega a su pasatiempo favorito: buscar el afecto de todos los amigos que lo rodean. Se gana corazones y rasguños, como siempre.

A las 11:30 a. m., todos los sistemas funcionan. El planeador está preparado, los vientos cooperan. Es hora de ponerse manos a la obra. Equipo a Ouka con su arnés de vuelo hecho a medida, una rutina a la que se ha acostumbrado con el tiempo. Las alturas no lo desconciertan; siempre ha estado sereno. Incluso en los bordes de los acantilados, mira hacia abajo con curiosidad.

Presentarle el planeador implicó golosinas y viajes de campamento. Lo entrené para responder a la orden “Despegue”, indicándole que debía colocarse entre mis piernas y correr cuando lo hiciera. También es una salvaguardia para él: si decide no volar, puede irse. ¡Ouka no es más que obstinada!

A las 11:35 a. m., “¡Despega, Ouka!” Se lanza entre mis piernas. Lo aseguro al mosquetón, esperando la ráfaga oportuna. “¡De acuerdo, vamos!” Con el parapente inflando suavemente, doy la señal de correr. A medida que nuestras zancadas se alargan, el planeador se eleva gradualmente: ¡estamos en el aire! En los cielos, Ouka permanece imperturbable. Coloco mis pies debajo de sus patas, manteniendo nuestra conexión. La conversación es escasa, pero los rasguños en la cabeza son frecuentes.

Vida silvestre, compañeros de planeo, excursionistas: el panorama se despliega debajo de nosotros. Ouka disfruta del viento que agita su pelaje. En medio de las montañas, hemos encontrado nuestro refugio.

A las 11:50 a. m., una pelea de 15 minutos llega a su fin. La zona de aterrizaje aparece a la vista. Me levanto dentro del arnés, preparándome para aterrizar. Con una práctica practicada, bajamos sin problemas. El impacto varía con el viento; En condiciones óptimas, podríamos aterrizar sobre los huevos sin romperlos.

Felicitando a Ouka por su hazaña en el aire, guío el planeador hasta el suelo. Se quita el arnés y comienza la sesión de abrazos. La euforia es palpable. Haciendo las maletas, charlando con otros viajeros, pronto llegará el momento de regresar a casa. A las 7:00 p. m., después de hacer las compras, estaciono en un lugar nuevo. Ouka disfruta del aire fresco mientras preparo la cena. El regreso de Lauriane de su turno de hospitalidad es un momento destacado, acompañado de la exuberancia de Ouka. Él se anima con el sonido de su auto: su entusiasmo es contagioso.

Antes de Ouka, la decadencia pesaba mucho. La adopción lo cambió todo. La resiliencia de Ouka reflejó mi propio viaje. El vínculo se forjó rápidamente; él me necesitaba, yo lo necesitaba. No sabía que me presentaría a Lauriane, su antigua cuidadora de perros. A medida que el sol se pone sobre el fondo montañoso, mi corazón se hincha. Nuestro viaje ha sido interrumpido. El futuro está por llegar, pero con Ouka y Lauriane, es una aventura espléndida.

Related Posts

Un cachorro asustado se esconde en un refugio hasta que le quitan la pesada marca de su pasado./.

Hace mucho tiempo, las autoridades de control vieron animales peludos en un bosque. Tenía un gran cinturón de cuero atado a una cadena y también estaba atado…

La petición de ayuda de un cachorro: Yaaki, encadenado a la puerta de una casa abandonada, busca una mano para rescatarlo./.

En medio del viaje tumultuoso de la vida, se desplegó un escepticismo conmovedor: un cachorro de lope, olvidado y atado a la puerta, con los ojos brillando…

Desgarradora Despedida: Perro Devoto Llora junto al Ataúd de su Dueño, Conmoviendo Corazones

Los perros, nuestros leales compañeros, son conocidos por su inquebrantable devoción hacia sus homólogos humanos. Su amor no conoce límites y cuando pierden a la persona que…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *