Legado de Excelencia Naval: USS Midway, un Portaaviones con un Asombroso Registro de Servicio de Ocho Décadas

Como el portaaviones con mayor historial de servicio del siglo XX, el USS Midway se ha distinguido durante sus primeras ocho décadas

La embarcación más grande del mundo durante una década se completó el 20 de marzo de 1945 en el astillero de Newport News en Virginia. Fue puesto en servicio el 8 de septiembre y se le otorgó el nombre USS Midway como el principal portaaviones de la Segunda Guerra Mundial que se produjo apenas unas semanas después de la rebelión de Japón.

Pocos de los más de 4.000 miembros que se embarcaron en la patrulla inaugural de Midway podrían haber imaginado que el mismo barco, aunque sustancialmente transformado, se prepararía para el combate 46 años después, con su cubierta repleta de aviones de combate supersónicos. El USS Franklin D. Roosevelt, cariñosamente conocido como “Rosey” y el primer portaaviones estadounidense en llevar el nombre de un ex presidente estadounidense, pasó oficialmente a formar parte de la clase Midway un mes después. Roosevelt fue reconstruido en Nueva York. El USS Coral Sea, la última incorporación a esta notable clase, fue dado de baja en 1947.

Los portaaviones de la clase Midway fueron diseñados para ser “portaaviones más pesados” en comparación con los veinticuatro portaaviones de la clase Essex que entraron en servicio durante las últimas etapas de la Segunda Guerra Mundial. Los diseñadores navales tenían como objetivo específico introducir una cubierta de combate blindada. Los portaaviones británicos con cubiertas blindadas demostraron una mayor resistencia y una recuperación más rápida de los bombardeos y ataques kamikazes, que habían dañado gravemente a los portaaviones estadounidenses. Sin embargo, la inclusión de cubiertas de combate blindadas también añadió un peso considerable, lo que limitó el espacio en cubierta y la cantidad de aviones que se podían transportar.

Los diseñadores estadounidenses hicieron esfuerzos para lograr una combinación foгmіdаЬɩe de blindaje de cubierta y capacidad de aeronave ampliada. El USS Midway, que se extendía sobre tres campos de fútbol de longitud, contaba con la capacidad de albergar una notable flota de 130 aviones simultáneamente. Esta enorme lista incluía tres escuadrones de Helldiver y cuatro escuadrones de cazas Corsair con alas de gaviota. La protección de la cubierta del barco eга un escudo robusto de tres y medіа pulgadas de plataforma blindada, mientras que un conjunto de 18 саñones de cinco pulgadas y calibre 52 estaban meticulosamente colocados para atacar a todos los aviones desde una distancia considerable. Después de una defensa a corta distancia, el barco estaba equipado con un foгmіdаЬɩe агѕeпаɩ de 68 armas de fuego rápido de 40 y 20 milímetros.

Los portaaviones de la clase Midway fueron maravillas de su tiempo, propulsados por doce calderas que impulsaban cuatro potentes turbinas de vapor Westinghouse, lo que permitía que estos gigantes alcanzaran una velocidad máxima de 33 nudos. Sin embargo, esta notable velocidad llegaba a un alto costo, ya que estas bestias devoraban 100,000 galones de combustible cada día, lo que requería repostar cada tres días. El tamaño imponente de los buques de la clase Midway presentaba numerosos desafíos. Con 130 aviones a bordo, la coordinación efectiva resultó ser un desafío, lo que llevó a reducir sus alas aéreas a 100. Las inmensas tripulaciones de estos portaaviones hacían que la vida a bordo fuera excepcionalmente abarrotada, y su gran peso los hacía navegar bajo en el agua, lo que resultaba en un exceso de agua de mar salpicando la cubierta y inundando los pozos de las armas. Estos buques torpes tendían a abrirse paso a través de las olas, lo que ocasionalmente provocaba accidentes como la pérdida de uno de los elevadores de aviones de Midway durante una tormenta.

Los portaaviones de la clase Midway hicieron su entrada en un momento en que la Marina de los Estados Unidos se estaba adaptando a la llegada de aviones a reacción y propulsados por energía пᴜсɩeаг. En 1946, un jet XFD-1 Phantom aterrizó con éxito en la cubierta del Roosevelt, marcando el primer aterrizaje planeado de un avión a reacción en un portaaviones. Un año después, los portaaviones de la clase Midway hicieron historia al lanzar un misil balístico V-2 nazi desde sus cubiertas, el primer hecho de este tipo desde un barco en movimiento. En 1949, un avión de patrulla P2V Privateer, cargado con una bomba de 5 toneladas, despegó de la cubierta del Coral Sea, asistido por paquetes de cohetes JATO, demostrando la viabilidad de basar aviones capaces de transportar armas nucleares en portaaviones. Al año siguiente, el Roosevelt se convirtió en el primer portaaviones en transportar armas nucleares.

A pesar de estas innovaciones, los desafíos persistieron. Una famosa grabación de 1951 capturó un F9F Panther en el Midway, golpeando la rampa durante el aterrizaje y cortando la parte delantera de la aeronave, que luego se deslizó por la cubierta. Tales incidentes sirvieron como un recordatorio vívido de que el aterrizaje de aviones rápidos y pesados en portaaviones seguía siendo una dificultad significativa. Sorprendentemente, el piloto, George Chamberlain, sobrevivió a esta difícil experiencia.

Un puente de vuelo más grande eга necesario para asegurar operaciones de aviones a reacción más seguras y duraderas. A mediados de la década de 1950, los portaaviones de la clase Midway fueron sometidos a modernizaciones SC-110, que aumentaron significativamente su tamaño de cubierta y desplazamiento. Esta mejora implicó reemplazar sus cubiertas “rectas” con configuraciones “anguladas” más largas, que incluían la instalación de más catapultas de vapor. Los esfuerzos de modernización también incluyeron la incorporación de nuevos radares, un sistema de aterrizaje “espejo” y elevadores mejorados para acomodar aviones más grandes. Además, el hangar abierto debajo anteriormente fue cerrado, mejorando aún más las capacidades de estos portaaviones.

Aunque los portaaviones de la clase Midway no participaron en la Guerra de Corea, el USS Midway sí jugó un papel en la evacuación de miles de nacionalistas chinos después de la batalla de la isla Yijiangshan. Estos portaaviones finalmente vieron acción durante la Guerra de Vietnam. En ese momento, los cazabombarderos F-4B Phantom II de dos plazas, capaces de volar al doble de la velocidad del sonido, estaban despegando de sus cubiertas de vuelo. El 17 de junio de 1965, dos Phantoms del VF-21 participaron en un combate aéreo notable cuando detectaron “Ьoɡeу” entrantes en su radar, según lo descrito en el libro de Peter Davie, “Unidades de Phantom de la Marina de los EE. UU. de la Guerra de Vietnam”.

Los Phantoms estaban armados con misiles Sparrow AIM-7D, que estaban guiados por radar pero requerían una visión visual del objetivo antes de disparar. Para revelar la identidad de sus adversarios, cuatro MiG-17, aviones soviéticos más lentos pero altamente ágiles, los pilotos Louis Page y David Batson utilizaron una técnica audaz. Un Phantom se lanzó hacia los MiG que se acercaban, haciendo que retrocedieran y se expusieran. Los misiles Sparrow de Batson y Page derribaron con éxito dos de los MiG. El tercer MiG fue destruido después de que sus motores ingirieran escombros de sus compañeros de ala.

Un año después, el 20 de junio de 1966, cuatro A-1H Skyraiders, basados en el Midway, se embarcaron en una audaz misión de búsqueda y rescate. Estos eran aviones de ataque terrestre de motor de pistón anticuados, en marcado contraste con los elegantes MiG-17 que estaban a punto de enfrentarse. Mientras escudriñaban los cielos en busca de pilotos derribados, una advertencia resonó en sus radios sobre la aproximación de aeronaves enemigas. Los Skyraiders tomaron medidas evasivas, maniobrando en círculos cerrados a lo largo del terreno montañoso y escarpado.

Los MiG-17 se acercaron rápidamente, disparando proyectiles de саñón al líder Skyraider, la situación parecía sombría. Sin embargo, los dos A-1 que seguían de cerca al líder respondieron con precisión rápida, sus саñones de 20 milímetros rugiendo. En un giro notable de los acontecimientos, lograron derribar uno de los MiG-17, logrando uno de los derribos más improbables de todo el conflicto. La valentía y la inventiva de estos pilotos de Skyraider fueron un testimonio de su dedicación en medio del peligro.

Mientras tanto, el USS Coral Sea, adoptado oficialmente por la ciudad de San Francisco, jugó un papel significativo en el conflicto de Vietnam. Mientras el barco estaba involucrado en extensas acciones sobre Vietnam, no todos sus tripulantes estaban contentos con el curso de la guerra. Algunos marineros a bordo circularon activamente una petición oponiéndose al conflicto, y alrededor de trescientos de ellos participaron en una marcha por la paz, expresando su desacuerdo.

A pesar de la discordia interna, tanto el USS Midway como el USS Coral Sea siguieron involucrados hasta el final del conflicto. En 1972, desempeñaron roles cruciales en los bombardeos de ofensivas terrestres norvietnamitas y en la mina del puerto de Haiphong. Se creía que estas acciones presionaron a Hanoi para que aceptara el acuerdo de alto el fuego durante las negociaciones de paz de París.

El último combate aire

Los portaaviones se embarcaron en viajes adicionales notables. En 1975, cuando el gobierno de Vietnam del Sur colapsó, el Midway y el Coral Sea se encontraron en el centro de dramáticos esfuerzos de rescate. Sus helicópteros valientemente salvaron a más de 3,000 personas vietnamitas que huían de las tropas enemigas del norte. Entre las muchas historias que surgieron, el valiente vuelo del Mayor Bường, vietnamita, hacia el Midway en un pequeño avión de observación O-1 con su esposa y cinco hijos apiñados dentro, capturó la atención del mundo. Bường arrojó un mensaje indicando su deseo de aterrizar, y mientras el O-1 daba vueltas arriba, el Capitáп Larry Chamber orquestó un esfuerzo notable. Los helicópteros fueron arrojados por la borda para hacer espacio, y el barco fue maniobrado hábilmente hacia el viento para el aterrizaje. Toda la tripulación estalló en aplausos cuando Bường aterrizó seguramente el Cessna sobrecargado (ver la grabación aquí).

Después de estos eventos dramáticos, el Coral Sea fue desplegado para llevar a cabo misiones con aviones A-7 y F-4N, apuntando a las fuerzas de Khmer Rouge y participando en la complicada operación de rescate de rehenes de Mayagüez, que resultó ser una tarea desafiante. Durante este período, los portaaviones de la clase Midway mostraban signos de envejecimiento, con espacio limitado en la cubierta para menos interceptores F-14 Tomcat y aviones antisubmarinos S-3 Viking. En consecuencia, el Roosevelt fue dado de baja en 1977, concluyendo su servicio. En su último crucero, el Roosevelt alojó experimentalmente aviones de salto Harrier de los Marines del VMA-231.

Con el paso de los años, las cubiertas del Midway experimentaron expansiones significativas, adquiriendo una apariencia única similar a un rompecabezas, mientras que el Coral Sea mantuvo una configuración relativamente más recta. Ambos portaaviones actualizaron su armamento, reemplazando sus baterías de саñones con lanzadores de misiles Sea Sparrow y sistemas de armas automáticos Phalanx de corto alcance. Estas mejoras reflejaron su compromiso de mantenerse a la vanguardia de la tecnología naval y garantizar su preparación para futuros desafíos.

Las naves envejecidas continuaron su servicio hasta bien entrada la década de 1980, con una mezcla de viejos F-4S Phantoms y A-7 Corsairs, gracias a los esfuerzos de expansión militar de la administración Reagan. Sin embargo, también dieron la bienvenida a nuevos cazas multiusos FA-18 Hornets equipados con aviónica de última generación, capaces de aterrizar en cubiertas de vuelo más pequeñas.

Sobre el Mediterráneo, los aviones MiG de Libia frecuentemente incursionaban en el espacio aéreo internacional y eran interceptados rápidamente por los FA-18 que operaban desde el USS Coral Sea. En respuesta a un ataque terrorista en Berlín, estos Hornets llevaron a cabo su primera misión de combate en 1986. Utilizaron misiles avanzados de guiado por radar para eliminar una batería de misiles tierra-aire S-200 en Sirte, Libia. Durante este tiempo, el USS Midway recibió refuerzos adicionales en el casco en un intento de mejorar su estabilidad.

El USS Coral Sea, cariñosamente apodado el “Guerrero Incansable”, fue finalmente retirado en 1990 y posteriormente desguazado en Baltimore. Mientras tanto, el USS Midway resistió, a pesar de una actualización infructuosa en el casco que exacerbó sus problemas de estabilidad de larga data. En 1990, también enfrentó un trágico accidente de explosión.

Sin embargo, el USS Midway tuvo un capítulo más en su historia legendaria. Fue desplegado en el Golfo Pérsico en 1991 como parte de la Operación Tormenta del Desierto, realizando impresionantes 3,339 salidas de combate. Sus aviones A-6E іпtгᴜdeг fueron algunos de los primeros en atacar objetivos iraquíes en el conflicto, y sus helicópteros desempeñaron un papel ⱱіtаɩ en la liberación de una isla kuwaití.

Finalmente, el 11 de abril de 1992, sorprendentes cuarenta y siete años después de su lanzamiento inicial, el USS Midway fue dado de baja. En la actualidad, cumple el papel de un barco museo en San Diego. A pesar de las importantes expansiones de tamaño de los portaaviones de la clase Midway, nunca se deshicieron completamente de sus defectos de diseño iniciales. Sin embargo, se adaptaron constantemente a los paradigmas tecnológicos emergentes y brindaron un servicio histórico durante casi medio siglo, un logro notable que haría sentir orgulloso a cualquier diseñador naval.

VIDEO:

Related Posts

A-1 Skyraider: ¿Es el avión de ataque propulsado por hélice definitivo?

Excelentes capacidades de combate El Douglas AD/A-1 Skyraider, también apodado ‘Spad’, no tenía una apariencia particularmente elegante. Con su fuselaje en forma de barril y sus líneas…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *