Trabajadores de caridad en Zimbabwe realizan un rescate milagroso, salvando a dos elefantes bebés al borde de la muerte.

Después de perder y sufrir lesiones críticas en la árida y reseca sabana, el futuro parecía sombrío para estos dos elefantes bebés que quedaron huérfanos.

La trágica experiencia de Kadiki involucró un ataque de león cuando tenía solo un día de edad, dejándola con heridas profundas de garras en la trompa y daños extensos en la cola. eга tan joven que ni siquiera había recibido alimentación de su madre.

En otro episodio, en medio del calor abrasador de Zimbabwe, Bumi de un mes de edad quedó atrapado entre rocas y sufrió graves quemaduras solares. Normalmente, los elefantes bebés encuentran refugio del sol bajo la sombra protectora de sus madres.

Desafortunadamente, Bumi, de un mes de edad, se había quedado atrapado entre rocas y sufrió graves quemaduras solares antes de ser rescatado y cuidado por la experimentada rescatista de animales Roxy Danckwerts, de 53 años.

Una Labor de Amor: La Sra. Danckwerts cuida con ternura a la herida Kadiki. Kadiki había саído víctima de un ataque de león cuando apenas tenía un día de nacida, lo que resultó en profundas heridas de garras en su trompa y graves daños en su cola.

Afortunadamente, los rescatistas los encontraron, y ahora su notable lucha por la supervivencia, bellamente documentada en estas imágenes, puede ser celebrada.

Kadiki y Bumi encontraron refugio bajo el cuidado de la experimentada rescatista de animales Roxy Danckwerts, de 53 años, quien es la fundadora de la organización de caridad wіɩd Is Life y el Vivero de Elefantes de Zimbabwe (ZEN), el único santuario del país para elefantes bebés.

Desde que los jóvenes elefantes fueron trasladados en avión al vivero, apoyado por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal y ubicado cerca de Harare, la Sra. Danckwerts y su equipo se han mantenido dedicados a su bienestar.

Recuperándose Bien: Un cuidador ayuda sosteniendo el suero mientras Kadiki, cuyo nombre significa ‘el pequeño’ en el idioma local Shona, disfruta de un paseo tranquilo.

El personal del vivero informa que Bumi ahora es ‘casi irreconocible’ en comparación con cuando llegó por primera vez, ya que ha desarrollado una personalidad traviesa y juguetona y disfruta mucho jugando con neumáticos.

La Sra. Danckwerts, vista aquí con Kadiki, ha rescatado a más de 20 elefantes en los últimos cinco años y enfatiza que “los elefantes son altamente inteligentes, con necesidades físicas y emocionales sin paralelo en otros mamíferos”.

Kadiki, cuyo nombre se traduce como ‘el pequeño’ en el idioma local Shona, fue sometida a cirugía para amputar parte de su cola y recibió tratamiento para su trompa. Aunque ahora tiene alrededor de diez días de edad, está lo suficientemente bien como para moverse a pesar de estar conectada a un suero.

En cuanto a Bumi, el personal del vivero lo describe como ‘casi irreconocible’ desde el momento en que llegó por primera vez. Ha desarrollado una personalidad traviesa y se deleita jugando con neumáticos.

El destino de sus madres sigue siendo desconocido. Los elefantes bebés pueden encontrarse solos o heridos debido a diversos factores, incluidos la sequía, la caza furtiva, саídas accidentales en zanjas, separación de sus manadas o ataques de depredadores, como señala el Fondo Internacional para el Bienestar Animal.

Gracias a una asociación innovadora entre wіɩd Is Life-ZEN y el Fondo Internacional para el Bienestar Animal, la primera de su tipo en Zimbabwe, estos elefantes rescatados, junto con otros, tienen la oportunidad de un nuevo futuro en la naturaleza. Aquí, pueden deambular seguros con otras manadas en una vasta reserva forestal, protegidos de la caza furtiva o la caza.

Mientras el resto de la manada del santuario continúa aprendiendo las habilidades esenciales para sobrevivir en la naturaleza, nueve de los residentes originales del elefante ya han comenzado el proceso de reintroducción. Fueron transportados 17 horas por carretera el año pasado a Panda-Masuie, una reserva forestal de 86,000 acres cerca de las Cataratas Victoria. El Fondo Internacional para el Bienestar Animal y ZEN han colaborado para garantizar el futuro de este antiguo terreno de caza.

La Sra. Danckwerts, con su experiencia en el rescate de más de 20 elefantes en los últimos cinco años, enfatiza la importancia de la conservación a gran escala y el legado de protección a largo plazo que se puede crear mediante la colaboración con organizaciones como el Fondo Internacional para el Bienestar Animal.

Las circunstancias que rodean el destino de sus madres siguen siendo un misterio. Según el Fondo Internacional para el Bienestar Animal, los elefantes bebés pueden encontrarse solos o heridos debido a una variedad de factores, incluida la sequía, la caza furtiva, саídas accidentales en zanjas, separación de sus manadas o ataques de depredadores. En la imagen: Kadiki (izquierda) y Bumi (derecha).

Desde que los elefantes fueron transportados al vivero apoyado por el Fondo Internacional para el Bienestar Animal cerca de Harare, la Sra. Danckwerts y su equipo se han mantenido dedicados a su cuidado.

Ella tiene la esperanza de que Moyo, el primer elefante huérfano que rescató, pueda asumir un papel maternal para Kadiki y Bumi. Estos dos jóvenes elefantes pueden quedarse en el vivero hasta por dos años antes de ser transferidos a Panda-Masuie, una reserva forestal cerca de las Cataratas Victoria, en preparación para su integración en manadas salvajes. Jimmiel Mandima del Fondo Internacional para el Bienestar Animal enfatizó: “El progreso realizado por elefantes muy traumatizados y dañados muestra las increíbles relaciones entre animales y humanos y por qué es importante darles la oportunidad de prosperar”.

La ubicación de la reserva Panda-Masuie crea un corredor seguro tanto

Related Posts

Rescatando un águila calva

En un acto de crueldad sin precedentes, un majestuoso águila calva fue lanzada al mar desde lo alto de un mástil en un barco pesquero. El incidente,…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *