Un niño sin hogar se aferra a su cachorro por amor y calor mientras todos los demás pasan de largo, indiferentes a su situación.

¿Alguna vez has reflexionado sobre lo que significa un acto sincero de amor? Quizás para algunas personas se trata de dar algo material; para otros, implica pasar tiempo con esa persona especial sin dar ni recibir nada a cambio.

Pero hay pocas personas que, al pensar en llevar a cabo un acto de amor, el beneficiado sea alguien fuera de su círculo familiar o sus amigos cercanos.
Aunque las personas sin hogar y los perros callejeros pueden conmovernos y dejarnos con el corazón pesado, rara vez optamos por actuar. Porque todo lo que se necesita es un acto de compasión para cambiar sus vidas para siempre.

En la calle, un niño sin hogar se aferra a su cachorro para mantenerse calientes y darse amor mutuo.

Lamentablemente, todavía hay un gran número de niños de la calle que pasan sus días viajando de un lugar a otro haciendo milagros para encontrar suficiente comida.

Últimamente, la imagen de un niño sin hogar durmiendo aferrado a su cachorro, que se ha convertido en su fiel compañero y única familia, se ha vuelto ⱱігаɩ.

Los usuarios en las redes exigen el compromiso del Departamento de Protección de Menores de inmediato.

Las fotografías tristes retratan a dos seres pequeños, tan diferentes, pero ambos vulnerables.
Lamentablemente, su estado de indefensión parece no importarle a nadie, ya que muchos pasan a su lado, indiferentes, ignorando que en el suelo hay dos personas clamando ser salvadas. O tal vez es que simplemente no quisieron darse cuenta o mirar más allá de sus narices.

El niño aún no ha sido nombrado, y no se sabe si fue huérfano o abandonado por sus padres.

Hasta ahora, solo se sabe que duerme con su mascota en la acera cerca de la estación de tren central en Manila, Filipinas. Este niño pequeño, a pesar de todo lo que ha pasado, no ha abandonado a su cachorro, exhibiendo su increíble vínculo y el genuino significado del amor.

Las fotografías fueron obtenidas por Jem Villomo, un joven que vive cerca de la ciudad y las subió a su cuenta de Facebook con la intención de crear conciencia y obtener ayuda para ellos. En este contexto, comenta:

“El niño vive en la calle con su perro. No pide dinero sino comida para ambos”.

Desafortunadamente, historias como estas se repiten a lo largo de la historia. Recordemos a Rommen Quemenales, otro niño de 11 años que vive en la calle y también encontró su mayor consuelo en un cachorro.

Estas historias no pueden evitar causarnos indignación y falta de sensibilidad para actuar y darles a estos jóvenes, junto con sus mascotas, la vida que merecen.

Aunque el Departamento de Bienestar ѕoсіаɩ y Desarrollo es la organización que debe cuidar de los niños en Filipinas, aún no se han notado grandes cambios.

Rommen Quemenales también es de Filipinas, solo tiene a su cachorro Badgi.

La mayor certeza es que este niño tiene un cachorro como su única familia, juntos duermen en los brazos del otro esperando despertar y encontrar a alguien que cambie sus vidas.

Solo tienen el uno al otro, exhibiendo el amor más real que se recíproco a pesar de la dura situación en la que se encuentran.

Por favor, no dudes en ayudar a los más vulnerables y hagamos actos de amor que cambien las vidas de seres que tanto lo necesitan. Que esta nota sirva para que seamos la voz que vela por los más inocentes y llegue a las autoridades para que intervengan verdaderamente rápidamente.

Related Posts

Un cachorro asustado se esconde en un refugio hasta que le quitan la pesada marca de su pasado./.

Hace mucho tiempo, las autoridades de control vieron animales peludos en un bosque. Tenía un gran cinturón de cuero atado a una cadena y también estaba atado…

La petición de ayuda de un cachorro: Yaaki, encadenado a la puerta de una casa abandonada, busca una mano para rescatarlo./.

En medio del viaje tumultuoso de la vida, se desplegó un escepticismo conmovedor: un cachorro de lope, olvidado y atado a la puerta, con los ojos brillando…

Desgarradora Despedida: Perro Devoto Llora junto al Ataúd de su Dueño, Conmoviendo Corazones

Los perros, nuestros leales compañeros, son conocidos por su inquebrantable devoción hacia sus homólogos humanos. Su amor no conoce límites y cuando pierden a la persona que…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *