¡Acción en el mar! Descubre los 10 aterrizajes y despegues de portaaviones más emocionantes de todos los tiempos..

Para los aviones ligeros, el despegue a toda potencia es común. Los aviones de categoría de transporte más grandes pueden optar por una potencia reducida durante el despegue para prolongar la vida útil del motor, reducir los gastos de mantenimiento y minimizar la contaminación acústica. En emergencias, se puede aumentar la potencia para mejorar el rendimiento. Antes del despegue, los motores, especialmente los alternativos, se hacen funcionar periódicamente a alta potencia para detectar cualquier problema relacionado con el motor. El avión acelera hasta alcanzar la velocidad de rotación (a menudo llamada Vr).

El término rotación se utiliza porque el avión gira alrededor de su eje mayor. Con el tren de aterrizaje todavía en tierra, una aeronave se despegará cuando se produzca un desplazamiento de aire adecuado debajo o sobre las alas, generalmente debido a la manipulación suave de los controles de vuelo para realizar o facilitar este cambio en la actitud de la aeronave; Hazlo más fácil).

El morro se eleva a la posición nominal de inclinación del morro hacia arriba de 5° a 15° para aumentar el levantamiento desde las alas y afectar el mismo. Para la mayoría de los aviones, despegar sin cabeceo requiere velocidades de crucero mientras aún se encuentran en la pista.

Tres aviones despegando al mismo tiempo (tenga en cuenta actitudes de cabeceo similares) Los aviones de ala fija (como los aviones comerciales) diseñados para operaciones a alta velocidad tienen dificultades para generar suficiente empuje a las velocidades de flujo encontradas durante el despegue.

Por esta razón, a menudo estáп equipados con dispositivos de alta elevación, que a menudo contienen listones y a menudo flaps, que aumentan el camƄer y, en general, el área del ala, haciéndola más efectiva a la velocidad del flujo, creando así más vuelo. Estos se abren desde el ala antes del despegue y se retraen durante el ascenso. También pueden desplegarse en otros momentos, como antes del aterrizaje.

Las velocidades requeridas para el despegue dependen del movimiento del aire (velocidad indicada). Un viento en contra reducirá la velocidad de avance requerida para el despegue ya que hay un mayor flujo de aire sobre las alas. Las velocidades típicas de despegue de los aviones a reacción estáп en el rango de 240 a 285 km/h (130 a 154 nudos; 149 a 177 mph). Aviones ligeros como el Cessna 150 despegan a unos 100 km/h (54 nudos; 62 mph). Los ultraligeros tienen velocidades de despegue aún más bajas. Para una aeronave determinada, la velocidad de despegue suele depender del peso de la aeronave; cuanto mayor sea el peso, mayor será la velocidad requerida. [1]Algunos aviones estáп especialmente diseñados para despegues y aterrizajes cortos (STOL) que se logran volando a todas velocidades de flujo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *