La agonía de una madre al escuchar el sombrío pronóstico de los médicos al nacer su bebé prematuro a las 23 semanas, con un peso de apenas 490 gramos.

Nacido a las 23 semanas pesando 490 gramos y midiendo 11 centímetros, el niño estadounidense llamado Aaron Jaklin parecía poco probable que sobreviviera después de sufrir dos hemorragias cerebrales. A pesar de las sombrías predicciones de los médicos, dos años después, Aaron se ha convertido en un niño adorable y próspero, para alegría y asombro de todos.

Aaron nació a las 23 semanas de gestación, pesando apenas 490 gramos.

Según la madre de Aaron, Hannah, de Green Bay, Wisconsin (EE. UU.), durante su embarazo a menudo experimentaba sangrado. En consecuencia, visitaba regularmente a los médicos para chequeos. En cada visita, los médicos le aseguraban que no había nada de qué preocuparse.

Sin embargo, en la semana 23, Hannah exрeгіmeпtó un sangrado abundante, lo que llevó a su hospitalización para una transfusión de sangre. En ese momento, temía lo peor para su hijo aún no nacido. Sin embargo, las parteras confirmaron los latidos del corazón de Aaron y advirtieron que podría nacer prematuramente.

Tres días después, en el һoѕріtаɩ Bellin, el bebé Aaron nació prematuramente a solo 23 semanas y 5 días, pesando 490 gramos y midiendo solo 11 centímetros de la cabeza a los pies. Por lo tanto, el niño llegó aproximadamente 16 semanas antes de la fecha de parto esperada.

Como madre soltera, Hannah recordó que su primera vista de Aaron fue desgarradora. Su pequeño bebé yacía en una incubadora rodeado de numerosos tubos. Lloró durante horas, comprendiendo los desafíos que enfrentaba su hijo.

Los médicos advirtieron que debido al nacimiento extremadamente prematuro de Aaron, podría sufrir discapacidades graves o convertirse en vegetal. Solo tenía un 20% de posibilidades de sobrevivir porque los médicos detectaron dos hemorragias cerebrales, una condición crítica para un recién nacido.

Después de pasar 112 días en la unidad de cuidados intensivos neonatales, Aaron finalmente fue dado de alta en casa, aunque con un ventilador debido a los pulmones subdesarrollados.

Con el tiempo, Aaron se recuperó y creció sano, para la alegría extática de su madre y el asombro de los médicos.

Hoy, a los dos años de edad, Aaron es un niño alegre y adorable.

Aaron logró todos los hitos importantes del desarrollo de un niño.

“Aaron es un valiente guerrero. Ha superado todas las probabilidades y obstáculos para convertirse en un niño saludable. Ha logrado todos los hitos importantes del desarrollo de un niño. Para mí, es un milagro”, compartió una jubilosa Hannah.

Related Posts

Reencuentro Emocionante: Padre Militar Lágrimas Conecta con su Recién Nacido Después de Días Separados.

En un conmovedor relato de amor y sacrificio, presenciamos el emocionante reencuentro de un padre militar y su recién nacido después de días de separación. La historia…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *